Maestro es aquel, que se atreve a enseñar a dudar.

mayo 31, 2017 en

Comparte este articulo

Como cada año, el día del maestro se convierte en un momento significativo en la historia de la sociedad y por supuesto de la educación; a un maestro se le adjudica la tarea de trazar rutas para una mejora social, a un maestro se le cuestiona sobre la complejidad de la razón y la evolución de lo que se tiene que saber. La imagen del maestro se renueva de acuerdo al momento histórico, por lo tanto depende de las estructuras tradicionales de la sociedad.

Sin embargo, de unos años a la fecha de acuerdo al discurso de la política educativa, cualquier profesionista puede ser docente, solo es cuestión de aprobar un examen, y realizar actividades programadas para el cumplimiento de un propósito.

En la actualidad, los organismos internacionales, exteriorizan su opinión respecto a la educación, algunos de ellos, particularmente los que financian los proyectos educativos, se mantienen atentos e interesados por homogeneizar la docencia, asumiendo que el papel de educar, va de la mano con los modelos de educación enfocados a la producción. El quehacer de la docencia va más allá de la aprobación de un examen o la presencia de un profesionista en aula; ser maestro, es asumir la responsabilidad para generar, mediar u orientar nuevos aprendizajes en quien anhela conocer, indagar o transformar su pensamiento; educar no es transferir, es posesionarse de la realidad, con la finalidad de establecer un área de oportunidad en el alumno. Educar implica dejar de responder sobre aquello que ya está objetivado, educar es un proceso de interacción y validación de la información como un elemento constitutivo de aprendizajes individuales.

                                                                Maestro el que enseña a dudar

Es difícil identificar a una persona, que no conozca a un maestro, o no haya tenido la oportunidad de estar en una escuela conviviendo con un maestro; un maestro es aquel que rompe la barrera de los aprendizajes socialmente adquiridos, así como de los modelos pedagógicos preestablecidos; un maestro es un personaje autónomo en el aula, dotado de habilidades didácticas específicas ancladas en la base de conocimientos reconocidos por la ciencia o de conocimientos explícitos surgidos por la experiencia; lo que le permiten convertirse en algún momento de la educación de una persona, en un mago de la antigüedad que lo sabe todo, sacando ideas de la chistera, permitiendo en el alumno indagar sobre la veracidad de lo que dice, o la sensatez de lo que hace; en algún otro momento a un maestro técnico o modelo, que basa su enseñanza en habilidades y estrategias ya validadas en el tiempo, por lo tanto la sociedad confía en él, dada su experiencia en los procesos educativos, o bien en un maestro constructor que utiliza aportaciones científicas de la humanidad, para aplicar la teoría en la práctica y como consecuencia racionaliza el sentido que tiene la educación en la sociedad.

                                                            Maestro, enseñar a dudar

El maestro históricamente, es un profesional de la gestión, de las condiciones de aprendizaje en contextos diferenciados, donde la dificultad del acto de enseñar radica en la acción didáctica, mediante una negociación con la pedagogía; un maestro es aquel que conoce a sus alumnos, sabe que necesitan y considera la pertinencia sobre aquello que se les tiene que enseñar, un maestro organiza, valora, cuestiona y fomenta el vínculo entre la escuela y la comunidad; un maestro es aquel que tiene identidad por lo que hace.

Un maestro es aquel que se atreve a enseñar a dudar, como lo dice Galeano, porque dudar implica pensar y los hombres libres, son los que piensan y no obedecen

Comentarios

Deja tu comentario